Deficiencia visual

 Niños con dificultades de la visión

 

Delimitación conceptual

Funcionalmente la ceguera se define como la pérdida de la vista. Existen diversos grados de pérdida de visión, dependiendo de la disminución del grado de la agudeza visual. Con el título de disminuciones visuales nos encontramos con un variado número de casos de pérdida de visión.

Grados de pérdida de visión

  1. Ciegos: aquellos sujetos que carecen totalmente de la visión o sólo tienen percepción de la luz. No pueden utilizar su visión para adquirir ningún conocimiento.

  2. Ciegos parciales: son capaces de percibir luz, bultos y contornos, algunos matices de color, etc.

  3. Sujetos de baja visión: mantienen un resto visual útil que pueden y deben utilizar en algunos aprendizajes.

  4. Sujetos limitados visuales: tienen problemas de visión corregibles con lentes, mejor iluminación, etc., pero pueden ser considerados normales en cuanto a sus necesidades educativas.

  5. Plurideficientes: presentan una o varias deficiencias asociadas a la ceguera; la educación del sujeto dependerá del tipo de deficiencia asociada.

Sintomatología

Las características de los estudiantes con deficiencias visuales pueden oscilar desde la “normalidad” hasta “importantes deficiencias observables”; dependen de muchos factores.

HABILIDAD INTELECTUAL

Imitación

El niño deficiente visual presenta problemas de aprendizaje derivados de su imposibilidad o dificultad para realizar imitación espontánea, así como por una falta de motivación hacia el mundo exterior.

La ausencia de imitación genera en el niño introyección, pasividad, egocentrismo. El mundo exterior resulta poco atractivo y motivador para estos sujetos.

Representación mental

Otro aspecto importante son las representaciones mentales: los ciegos disponen de un sistema de representación mental de características similares al de los videntes, aunque utilizan otros sistemas sensoriales, especialmente el oído y el tacto. Algunos fenómenos (relámpago, nube) son comprendidos a través de una información verbal, lo que demuestra una codificación semántica profunda de la información igual que los videntes. Pueden comprender la rotación de formas a través del tacto.

La permanencia de los objetos

La permanencia de los objetos les resulta costoso porque tienen dificultades para elaborar unas imágenes de esos objetos y de su situación en el espacio. El tacto sólo permite conocer objetos cercanos y el sonido no sustituye completamente a la visión (Ochaita y Rosa, 1990).

Función simbólica

En cuanto a la función simbólica los ciegos muestran retraso en el desarrollo simbólico. Esto es explicable porque tienen dificultad de construir una imagen de sí mismo y de los demás (necesaria para representarse en los juegos), además de que los juguetes no son simbólicos, no tienen un significado para los ciegos, como lo tienen para los videntes (Ochaita y Rosa, 1990).

Desarrollo del lenguaje

Si bien no hay diferencias significativas en cuanto al desarrollo del lenguaje respecto a los videntes, sí se observan algunos rasgos como una ausencia de gestos al uso de ciertas palabras (Scott, 1982); algunos ciegos tienen problemas para asociar palabras con conceptos (Warren, 1984). También utilizan palabras sin haber experimentado el concepto implicado, por ejemplo, es imposible que el niño ciego tenga experiencia equivalente a los conceptos visuales como el color.

Logro académico

Como la mayoría de las destrezas académicas son de naturaleza visual los niños deficientes visuales obtienen perores resultados académicos que sus compañeros videntes (Ruiz, 1994). Según algunos estudios de Daugherty y Moran (1982), la habilidad para matemáticas es de 1 año inferior, y en cuanto a la lectura el retraso es de aproximadamente dos años.

Habilidades perceptivas

Los deficientes visuales tienen una clara desventaja en cuanto a la integración rápida de estímulos, ya que la vista es el sentido más integrador. También tienen dificultades en cuanto a la percepción espacial, dificultades que están asociadas a problemas de movilidad y orientación del individuo (Ruiz, 1994).

Orientación y movilidad

La orientación es el proceso de establecer mediante los objetos significativos de un espacio. Para ello se vale de unas sensaciones que le llegan de otros sentidos, incluso tiene un cierto sentido para percibir obstáculos en la oscuridad. La movilidad es la capacidad y facilidad de moverse en el espacio. Está relacionada con la orientación, pues el sujeto necesita de puntos de referencia sobre dónde está y a dónde quiere llegar antes de desplazarse. Hay algunos medios que facilitan la movilidad, como son el bastón o el perro guía.

DETECCIÓN ESCOLAR DE LOS PROBLEMAS VISUALES

Según Toledo (1989), algunos signos pueden resultar significativos en caso de coincidir más de uno en el mismo sujeto, para detectar deficiencias visuales. Son los siguientes:

  • Frotarse los ojos en exceso

  • Taparse un ojo para leer

  • Acercarse o alejarse excesivamente para leer

  • Parpadear, fruncir el ceño, quejarse de dolor de cabeza

  • Incapacidad para leer frases de la pizarra

  • Tendencia a invertir letras, sílabas, palabras

  • Salirse mucho de la línea al escribir

  • Lagrimear mucho.

ATENCIÓN EDUCATIVA

Para la atención educativa en las deficiencias visuales se deben tener en cuenta:

  • Que la entrada de información se produce por vía auditiva y táctil,

  • La imposibilidad que el ciego tiene de observar determinados fenómenos, así como de imitar,

  • La dificultad en interiorizar hábitos de autonomía personal y sociales,

  • La dificultad para el conocimiento y orientación en el espacio,

  • La lentitud para recoger información y sintetizar lo trabajado.

Lecto- escritura

Para la lecto- escritura se utiliza el sistema Braille. Utiliza una combinación de puntos en relieve para cada letra del alfabeto. La lectura se hace con la yema de los dedos índices de una o de las dos manos. El dedo se desliza mediante un movimiento de cepillado por encima de las líneas de escritura, captando las configuraciones de puntos que constituyen las letras, a través de movimientos horizontales, sagitales y de presión.

Siempre hay un sólo dedo leyendo información nueva en un momento dado. La lectura se hace letra a letra; el tiempo de lectura de una palabra es superior al del reconocimiento de cada letra, la destreza lectora se suele mejorar a lo largo de la edad; las diferencias con respecto a la lectura visual, mientras ésta se hace por movimientos oculares en cuya fijación se aprehende más de una palabra, en el caso del Braille a través del tacto se explora letra a letra lo que supone una carga de memoria considerable. Estas características físicas influyen en los procesos cognitivos de lectura: cada punto es importante para identificar la letra o que obliga a atender y percibir y así acceder al léxico interno.

Matemáticas

Se utiliza el ábaco, instrumento más usado y eficaz para realizar las cuatro operaciones básicas con números enteros, decimales. En geometría se usan diagramas y dibujos en relieve. En general las matemáticas suelen tener gran dificultad para los sujetos deficientes visuales ya que su representación abstracta y espacial es limitada por su deficiencia perceptiva.

Física y química

Resultan hoy asequibles tanto teórica como prácticamente para los ciegos. Las ilustraciones en relieve y representaciones gráficas facilitan la comprensión de estas materias.

Geografía

Se utilizan mapas y globos terráqueos en relieve y excursiones para que vivencie el significado de montañas, valles, ríos, visitas a museos, etc. Los ciegos tienen gran talento para las actividades artísticas, especialmente para la música, y actividades manuales en metal, madera, cerámica, etc.

Educación física y el juego

La educación física y el juego recreativo tienen gran importancia en la educación de estos sujetos, así como la orientación y movilidad, hábitos de vida diaria, seguridad personal, rehabilitación visual, etc.

Actividades cotidianas

Son enseñadas en la familia, como higiene, comida, vestido, reglas sociales básicas, por lo que no se les entrena en la escuela, si bien la colaboración del maestro con la familia en las mismas es muy importantes.

La seguridad personal del niño ciego en la escuela preocupa al maestro y a los padres, sobre todo en aquellos espacios como recreos, excursiones, visitas, salidas, etc. Es importante que el miedo al accidente no coarte la iniciativa del niño, que pueda manejarse perfectamente y disfrutar como los otros alumnos.


 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: